• (+34) 977 29 13 80
  • ctaima@ctaima.com

CTAIMA te asesora en la auditoría de adaptación de las ISO'S en su recta final.

Ya estamos en la recta final de la transición de las normas ISO 9001:2015 y la ISO 14001:2015. En septiembre de 2018, todos los certificados de estas normas caducarán en sus versiones anteriores, y no solo eso sino que el plazo para realizar la auditoría de adaptación tiene de plazo junio de 2018, esto hace que las empresas que realizaban la auditoría en el segundo semestre del 2018 han tenido que adelantar su auditoría al primer semestre del año.

  • Muchas son ya las empresas que han realizado la adaptación y certificación de las nuevas normas. El cambio de norma ha supuesto ha hecho que cambie la cultura de las empresas hacia un enfoque más ampliado en el alcance del sistema tanto a nivel de entorno que las rodea como las partes interesadas e involucradas en el sistema de gestión. Los principales cambios que han tenido que afrontar las empresas para su adaptación son:

ISO 9001:2015 y ISO 14001:2015 adaptar sistemas de gestión

  • Definición del contexto externo e interno
  • Definición de las partes interesadas
  • Identificación de riesgos y oportunidades
  • Incluir el concepto de ciclo de vida de sus aspectos ambientales
  • Implementar la sistemática para la gestión del cambio Incluir el desempeño de proveedores y contratistas en el sistema de gestión.

Realizado un análisis de las no conformidades principales detectadas por parte de las entidades de certificación en estos dos años y medio de transición de las normas, podríamos decir que estas han sido las 5 NO CONFORMIDADES principales:

  • “Seguimiento y la revisión de la información sobre estas partes interesadas y sus requisitos pertinentes”. Muchas organizaciones se han focalizado en tener bien identificadas sus necesidades y expectativas, así como en definir cómo se realiza el control de dichas necesidades en nuestro sistema de gestión. Sin embargo, las organizaciones han dejado de lado el contemplar el seguimiento y revisión de estas necesidades y si éstas se cumplían o no. Por lo que la primera no conformidad del sistema ha sido no realizar el seguimiento y revisión de las necesidades de las partes interesadas según especifica la norma ISO 9001:2015.
  •  La segunda no conformidad más detectada tiene que ver con la identificación de riesgos y oportunidades y es que se ha repetido un problema, casi generalizado, a la hora de identificar las oportunidades. Por costumbre, todos sabemos identificar los problemas que tenemos o que nos generan un riesgo negativo. Sin embargo, tenemos problemas en los puntos u oportunidades que tenemos como negocio. En este sentido las empresas han trabajado mucho los riesgos y cómo establecer acciones para mitigarlos, pero no en identificar los mecanismos para fortalecer las oportunidades que la organización presenta. Ésta ha sido la segunda no conformidad que las entidades de certificación han detectado: No se define sistemática para identificar acciones para abordar oportunidades.
  •  Vinculado a esta segunda no conformidad, la norma nos indica identificar acciones para abordar riesgos y oportunidades. En este sentido durante la transición de la norma ISO, las empresas se han focalizado en el contexto y partes interesadas, pero no tanto en los procesos internos de la organización. De aquí la tercera no conformidad: No se identifican los riesgos y oportunidades de los procesos internos de la organización.
  • La cuarta no conformidad ha sido detectada sobre todo en los sistemas de Gestión Ambiental ISO 14001:2015, no acostumbrados a la gestión por procesos. Las empresas no han identificado las entradas, salidas, indicadores de los procesos del sistema de gestión. Simplemente han definido un mapa de procesos sin desarrollar cuál es el objetivo de cada uno de ellos, su implicación en el sistema de gestión y su evaluación de la eficacia del mismo.
  • La quinta y última no conformidad más generada ha sido la comunicación al proveedor de producto o servicios de los requisitos que les aplican para el control y seguimiento de su desempeño. Se ha trabajado mucho por parte de las empresas este apartado, el más laborioso de la norma, en el que se ha tenido que definir los requisitos a exigir antes, durante y después de la compra. En este sentido todas las empresas han tenido que trabajar un procedimiento para la gestión de las compras en el que no solo contemple la homologación y seguimiento al proveedor sino que también comunicar e informarle del sistema de seguimiento y control que se le va ha realizar. Por lo que la quinta y última no conformidad ha sido: No se ha comunicado al proveedor el seguimiento y control que se le va a realizar en las compras según especifica la ISO 9001:2015.

En esta próxima norma ISO 45001:2018 será más fácilmente asumible la transición de la OHSAS para aquellas empresas que ya estén certificadas en la ISO 14001 o la ISO 9001 del 2015 pero será realmente un salto importante para aquellas que no tengan otro sistema certificado con la estructura de alto nivel por los cambios que implica. Han sido una transición lenta, fueron muy pocas las empresas que en el 2015 y 2016 apostaron por la transición, la mayoría lo ha realizado en el 2017 y son muchas las que quedan todavía por realizar la adaptación.

En el Grupo CTAIMA te ayudamos a adaptarte. ¡No lo dejes para el final! Contacta con nosotros llamando al teléfono (+34) 977 29 13 80 o enviando un correo electrónico a ctaima@ctaima.com

 

 

Software de coordinación empresarial

Solicita la demo gratis

Más de 80.000 empresas confían en Ctaima CAE
Gestionamos la documentación de 600.000 trabajadores